shock toxico

Síndrome de shock tóxico

El síndrome de shock tóxico es una complicación poco frecuente de ciertos tipos de infecciones bacterianas que puede ser muy grave e incluso fatal. Se sabe que este tiene su origen en ciertas toxinas generadas por las bacterias Staphylococcus Aureus o Streptococcus Pyogenes.

El síndrome de shock tóxico ha sido asociado principalmente al uso de tampones superabsorbentes y, también, pero en menor medida, a las esponjas anticonceptivas y diafragmas. El término se acuñó en 1978, por el Pediatra J.K. Todd para describir una infección por estafilococo que presentaron siete de sus pacientes, en tres niños y cuatro niñas de entre ocho y 17 años.

Inicialmente el médico no pudo ver la conexión entre el uso de tampones y este grave padecimiento a pesar de que tres de las niñas estaban menstruando y usando tampones al momento de presentarse los primeros síntomas.

Actualmente y a raíz de este peligro, la nueva generación de tampones ofrece menor riesgo y las mujeres están más conscientes de las medidas que deben tomar para evitar el síndrome de shock tóxico, por lo que menos de la mitad de los casos, hoy en día, son atribuibles al uso de éstos durante la menstruación.

Este síndrome también puede presentarse por infecciones cutáneas, quemaduras y después de una cirugía, por lo que puede afectar a niños, mujeres posmenopáusicas y hombres.

 

Los síntomas de esta grave enfermedad pueden ser:

  • Fiebre repentina mayor a 38.8°C
  • Caída de la presión arterial, que puede ir acompañada de desmayos, o sensación de debilidad
  • Náusea, vómitos o diarrea
  • Dolor de cabeza
  • Erupción en la piel parecida a quemaduras de sol, en las palmas de las manos y las plantas de los pies
  • Confusión mental
  • Dolores musculares
  • Enrojecimiento de los ojos, la boca y la garganta
  • Convulsiones

 

Ante estos síntomas es indispensable acudir cuanto antes al médico, y si se está utilizando un tampón, retirarlo inmediatamente.Para prevenir el síndrome de shock tóxico procura evitar el uso de tampones, y si es necesario elige aquellos con la menor capacidad de absorbencia posible, cámbialos con frecuencia, de preferencia alternando con toallas femeninas. Nunca uses tampones durante la noche.


Notas relacionadas
Aviso de privacidad

Cookies en esta página

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de acuerdo a sus intereses. Para continuar navegando debes aceptar el uso de estas cookies.

Aceptar