Ovario Poliquístico

Periodos híper abundantes

Ovario Poliquístico

OVARIO POLIQUÍSTICO

El Síndrome de Ovarios Poliquísticos (SOP) es la patología gineco-endocrina más frecuente en la edad fértil de la mujer, que afecta al 20% en su edad fértil y se asocia con la presentación temprana de diabetes e hipertensión, así como con infertilidad hasta en el 50% de las mujeres que padecen la enfermedad. El 70% de los casos también muestran sobrepeso u obesidad.


¿A quién afecta el SOP y cómo se origina?

Este síndrome afecta a las mujeres en edad fértil y su origen es multifactorial, pues se asocia al estilo de vida (dieta no saludable, sedentarismo, falta de ejercicio, estrés constante), aunado a la carga genética de cada paciente.

La resistencia a la insulina y la hiperinsulinemia que se presenta hasta en el 70% del SOP, se asocia al mal funcionamiento ovárico que lo origina. Ambas están determinadas por un estilo de vida inadecuado, predisponiendo a la paciente al desarrollo de enfermedades crónico-degenerativas a edad temprana, como hipertensión y diabetes.


Diagnóstico

Se obtiene a partir de criterios diagnósticos ya establecidos. Existen varios de estos, pero hasta la fecha los más usados, y que permiten obtener el diagnóstico más exacto, son los criterios de Rotterdam originados en el 2003 y dictan que al presentar dos de los tres criterios, se hará el diagnóstico del síndrome.

Estos criterios son los siguientes:

1. Alteraciones de la menstruación: el sangrado se presenta a más de 35 días
2. Presencia clínica de elevación de andrógenos: tener acné o vello en zonas donde solo deben de tener los hombres (hirsutismo). Además, tener los andrógenos (hormonas masculinas) elevados en la sangre
3. Ovarios poliquísticos: uno o ambos ovarios con un volumen mayor a 10 centímetros cúbicos o que tenga más de 12 folículos (sacos donde se desarrollan lo óvulos) de entre 2 y 9mm


Repercusiones asociadas con el SOP

Es común que las pacientes con este síndrome no ovulen y por lo tanto, no menstrúan y no pueden embarazarse. Por esta razón, el SOP se asocia con infertilidad hasta en el 50% de las mujeres que lo padecen. Sin embargo, quienes sí llegan a embarazarse probablemente presentarán complicaciones como diabetes gestacional, preeclampsia o sobre peso.

También se ha detectado que esta enfermedad provoca oscurecimiento de la piel del cuello, axilas e ingles y afecciones cutáneas como la acantosis nigricans, que se asocia con más del 90% de los casos con resistencia a la insulina e hiperinsulinemia.

A su vez, algunas pacientes tienen elevada la hormona producida por las glándulas suprarrenales, por lo cual es necesario cuantificarlas con estudios de laboratorio.


Tratamiento

Consiste en restablecer la función ovárica adecuada y tratar el hiperandrogenismo si este existe, así como la resistencia a la insulina. Este tratamiento incluye:

1. Anticonceptivos para regular la función ovárica y el ciclo menstrual
2. Myo-inositol para el tratamiento de la resistencia a la insulina
3. Cambio en el estilo de vida por una rutina saludable (dieta, ejercicio cardiovascular, reducir el estrés y mejorar el sueño)
4. Esteroides, en caso de que se encuentren elevados los suprarrenales

El tratamiento adecuado junto con la mejora en el estilo de vida, corrige en diferentes tiempos el 100% de los casos de SOP, mejora las tasas de fertilidad, recupera la ciclicidad menstrual y restablece el peso de las pacientes.

Aviso de privacidad

Cookies en esta página

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de acuerdo a sus intereses. Para continuar navegando debes aceptar el uso de estas cookies.

Aceptar