Tipos de sangrado y alteraciones menstruales

Definición

El periodo menstrual normal se presenta cada 28 +/- siete días; es decir una mujer puede tener ciclos menstruales de 21 hasta 35 días. Cada una tiene su periodicidad particular y mientras la ciclicidad esté dentro de este rango, se acepta como normal; la duración de un ciclo que va de tres a siete días, se considera como regular. 

A su vez, la cantidad de sangrado menstrual es variable, por ejemplo: entre 30-90 ml por ciclo se juzga como saludable.

El sangrado uterino anormal será todo aquel que salga de las características antes mencionadas:

  • Ciclos menstruales de menos de 21 días o más de 35 días de duración.
  • Menstruaciones de menos de tres días o más de siete días de duración.
  • Sangrado que se presente entre las menstruaciones.
  • Sangrado abundante (aquel que amerite el cambio de una toalla por hora).
  • Sangrado posterior a la menopausia.
  • Ausencia de menstruación por más de dos ciclos.

 

Sangrado anormal crónico y agudo

Se considera como crónico al sangrado anormal que se presenta por un periodo mayor a seis meses, y esta condición puede provocar anemia crónica.

En este tipo de sangrado pueden coexistir varias causas que lo condicionan, como la aparición repentina cuya característica más destacada es la cantidad de sangre que aumenta, y que puede dar paso a un deterioro de la paciente en tan sólo unas horas. 

Un caso severo se establece cuando la paciente requiere una transfusión sanguínea. Esta condición es evidente cuando se necesita cambiar una toalla totalmente empapada en un rango de una o dos horas consecutivas. Además, la mujer en cuestión necesitará atención inmediata si muestra dificultad para respirar, palpitaciones en el corazón y sensación de desmayo.

 

Causas

Cuando una mujer inicia su menstruación (la primera menstruación recibe el nombre de menarca y se presenta entre los nueve y 14 años) puede presentar ciclos menstruales irregulares durante un año, si estos ciclos continúan así por más tiempo, será necesario que la paciente sea valorada por un ginecólogo para que termine el origen del sangrado uterino anormal y de tratamiento específico. Las causas de sangrado uterino anormal, pueden ser las siguientes:

  • Falta de ovulación: la ovulación es un evento que se presenta mes con mes en los ovarios, este fenómeno fisiológico consiste en la liberación de un óvulo del ovario que es tomado por la trompa y que estará dentro de ella en la posibilidad de ser fecundado y permitir un embarazo. La maduración del óvulo tiene lugar durante la primera mitad del ciclo menstrual y su liberación se da generalmente 14 días antes de la siguiente menstruación (días fértiles). Si existe fecundación e implantación del óvulo fecundado en el interior del útero (endometrio), no se presentará la próxima menstruación, pero si no hay fecundación, el endometrio preparado para recibir al óvulo fecundado se caerá dando origen a la menstruación. Cuando la ovulación no ocurre, como por ejemplo en el síndrome de ovarios poliquísticos, el endometrio no se descama y puede engrosarse, caer y provocar sangrado anormal que generalmente es abundante y duradero.
  • Miomatosis uterina: los miomas son tumores benignos del útero que se forman a partir de la parte muscular de su pared y que pueden aparecer en cualquier parte de esta, siendo desde pequeños (menos de un centímetro) hasta muy grandes (entre 10 y 20 centímetros), y encontrarse relacionados con la parte interna del útero (endometrio), o estar “hacia afuera”. Los sangrados uterinos anormales más abundantes son causados por miomas cuando estos se encuentran más cerca del endometrio o tienen relación directa con este.
  • Pólipos: los pólipos son tumores generalmente benignos que se forman a partir del endometrio, su estructura asemeja a un dedo de guante, el tamaño puede ser variable y pueden encontrarse en cualquier parte en el endometrio.
  • Adenomiosis: el endometrio que se encuentra revistiendo el interior del útero, penetra la pared uterina y aumentan la superficie, causando sangrados más abundantes y duraderos, además de dolor intenso durante la menstruación.
  • Alteraciones de la coagulación: las pacientes que tienen alteraciones de la coagulación pueden tener sangrado uterino anormal, esto derivado a que las proteínas en su sangre que permiten la coagulación están alteradas o el número de plaquetas circulantes se encuentra disminuido, entre otras causas.
  • Medicamentos: los anticonceptivos utilizados inadecuadamente pueden causar alteraciones del sangrado uterino, las cuales pueden ir desde ausencia de sangrado hasta sangrado abundante y de duración excesiva. El método utilizado puede causar alteraciones de la menstruación, que frecuentemente se presenta como manchado y dura hasta 90 días.

 

Diagnóstico

El diagnóstico se establecerá en la valoración por el médico ginecólogo, en la cual se realizará la historia clínica correspondiente, enfocándose en relación a la periodicidad del sangrado menstrual y sus características.

El médico solicitará una herramienta diagnóstica llamada calendario menstrual, en el que la paciente anotará los días de inicio de la menstruación, así como las características de cada día de sangrado, indicando también el final de la regla.

Para algunos casos, es necesario solicitar estudios de laboratorio y/o gabinete que ayuden a complementar el diagnóstico y así brindar un tratamiento específico.

 

Estudios de laboratorio y gabinete

Además del interrogatorio adecuado de la paciente y su exploración física se hará necesario solicitar lo siguiente:

  • Ultrasonido endovaginal: en el que se observará y valorará las características de los ovarios, la pared uterina y la cavidad uterina.
  • Biometría hemática y química sanguínea.
  • Histeroscopia: es un estudio que permite la visualización directa del interior del útero (cavidad uterina) para su valoración.
  • Biopsia de endometrio: es un procedimiento que consiste en la toma de un fragmento de endometrio, cuando este se encuentra engrosado y se evalúa al microscopio por un médico especialista en patología.
  • Resonancia magnética nuclear.
  • Tomografía computada.

 

Tratamiento

El tratamiento dependerá del diagnóstico de la causa del sangrado uterino anormal y tendrá un enfoque específico hacia ésta; deberá tratar la causa y no el sangrado. De esta manera, la paciente tendrá regularidad en su ciclo menstrual.


Notas relacionadas
Aviso de privacidad

Cookies en esta página

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de acuerdo a sus intereses. Para continuar navegando debes aceptar el uso de estas cookies.

Aceptar