Menorragia después de los 40 (antes de la menopausia)

Dicen que la vida comienza a los cuarenta, y esto es especialmente cierto para las mujeres; al llegar a esta edad tenemos una sabiduría que no teníamos a los 20, pero aún nos vemos guapas y atractivas, hemos conocido el amor intenso y loco de la juventud, y también el amor sereno y profundo que viene con los años.

Además, sabemos que no tenemos que ser perfectas, pero estamos conscientes de nuestros puntos fuertes y los explotamos, conocemos nuestro cuerpo y sabemos  utilizarlo.

Es verdad, la vida empieza a los cuarenta, y la perimenopausia también empieza alrededor de esta edad. La perimenopausia es el proceso mediante el cual las mujeres llegamos a la menopausia (nuestra última menstruación) y entramos al climaterio. 

Cada mujer llega a la perimenopausia a una edad diferente, pero suele suceder alrededor de su cumpleaños número cuarenta. El signo más distintivo de esta etapa de transición son los cambios en la menstruación.

A medida que una mujer se acerca a la menopausia los ovarios comienzan a producir menos estrógeno y progesterona, las hormonas que regulan el ciclo menstrual, y al no producirse estrógeno suficiente para desencadenar la ovulación, ni progesterona suficiente para regular la formación del endometrio, puede suceder un sangrado menstrual muy abundante, copioso o prolongado que, si se presenta durante varios ciclos menstruales, se denomina menorragia. 

En un ciclo menstrual normal, el delicado equilibrio del estrógeno y la progesterona es el que regula la formación del endometrio dentro del útero, la ovulación y otras funciones del ciclo menstrual. Sin embargo, durante los años previos a la menopausia puede suceder un desequilibrio entre ambas hormonas, lo que hace que el endometrio se desarrolle en exceso y cuando se desprende da lugar a un sangrado abundante y prolongado. 

El ciclo menstrual abundante o menorragia se caracteriza por una duración de más de siete días, con sangrado muy abundante, como para empapar una toalla cada dos horas y con presencia de coágulos del tamaño de una moneda de cinco pesos o mayores.

Además de limitar la vida cotidiana de la mujer, puede provocar anemia, por lo que en estos casos es necesario consultar al médico para una evaluación y en su caso recibir tratamiento.

Además de los cambios propios de la perimenopausia, un desequilibrio hormonal puede presentarse por diversos factores como el síndrome de ovario poliquístico, el síndrome metabólico con resistencia a la insulina, la obesidad, o algunos problemas de tiroides, por lo que es muy importante consultar al especialista, para descartar cualquier anomalía sobre todo si los sangrados abundantes suceden todos los meses. 


Notas relacionadas
Aviso de privacidad

Cookies en esta página

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de acuerdo a sus intereses. Para continuar navegando debes aceptar el uso de estas cookies.

Aceptar