Causas del cáncer cervicouterino: el enemigo silencioso

El cáncer cervicouterino puede ser considerado como un “enemigo silencioso” que ataca sin dar señales previas de su presencia. Pero… ¿cuáles son las causas del cáncer cervicouterino? Su origen se encuentra en la infección por el virus del papiloma humano (VPH), una enfermedad de transmisión sexual muy común.

A menudo, el VPH no presenta síntomas evidentes, lo que hace que muchas mujeres no sepan que están infectadas. Sin embargo, si la infección no es tratada a tiempo, puede llevar a la aparición de lesiones precancerosas en el cuello uterino y, eventualmente, a la formación de cáncer.

Cómo se diagnostica el cáncer cervicouterino

El diagnóstico temprano es fundamental para prevenir el desarrollo de esta enfermedad. El examen de Papanicolaou es una herramienta vital en la detección de las lesiones precancerosas, y puede ayudar a detectar el cáncer cervicouterino en sus primeras etapas, cuando es más tratable y tiene una mayor tasa de éxito en el tratamiento.

Lamentablemente, muchas mujeres no acuden a sus citas de Papanicolaou debido a diversos factores, como la falta de tiempo, miedo, vergüenza o simplemente la falta de conciencia sobre la importancia de esta prueba.

Esto puede tener consecuencias graves, ya que una infección por VPH no detectada y no tratada a tiempo puede evolucionar a cáncer cervicouterino sin que la persona lo sepa.

Es importante recordar que la detección temprana es la clave para evitar que el cáncer cervicouterino se convierta en un “enemigo silencioso” que ataque sin dar señales de su presencia.

Conocer qué causa el cáncer cervicouterino y la falta de información, que a su vez nos genera vergüenza u otros factores, nos ha alejado de acudir a nuestras citas de Papanicolaou y hacernos exámenes regulares para proteger nuestra salud. Si se nos diagnostica con VPH, es fundamental seguir las recomendaciones del médico para tratar la infección y prevenir la evolución a cáncer cervicouterino.


Notas relacionadas